LOS SALPICONES Y EL ESCABROSO EL TEMA DE LA CORRUPCIÓN.

 LA CORRUPCIÓN EN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.- El Cacao y el Oro eran los artículos, que se utilizaban como dinero entre los Pueblos originarios, en los que se castigaba con penas severas a los violadores de las normas rígidas, que privaban en sus sistemas de Gobierno, el control del Oro y el Cacao estaba bajo la tutela de los Emperadores y Caciques, las conquistas territoriales, marcaban tributos en Oro Cacao, y otros productos a los Pueblos que se iban sometiendo, particularmente por los Azteca, la llegada de los Españoles y su marcada ambición, al descubrir las grandes riquezas, provocaron un gran saqueo de las mismas, costo de la Conquista realizada con Hernán Cortés al mando del ejército Español, en un libro escrito por el periodista Alfonso Blanco Moheno, con el titulo de «La Corrupción en México», abre el tema en la escena misma del tormento al último Tlatoani Mexica, Cuauhtemoc, con el supuesto de que en una ocasión en que Hernán Cortés, dejó a cargo de un subordinado las tareas del tormento, este logró arrancar al último Emperador Azteca, el lugar en donde se encontraba el Tesoro de Moctezuma, cuando regresó Hernán Cortés, su subordinado que sabía hablar Nahuatl, no le reveló la confesión de Cuahutemoc y fue entonces que de acuerdo al libro de Blanco Moheno, se estableció en la naciente Nación Mexicana, primero como Colonia Española, la Corrupción.

NO COMPARTO ESA TEORÍA DE BLANCO MOHENO.- Quizá por ser demasiado romántico y preferir quedarme con la figura estoica del último gran Tlatoani, que aprendimos desde niños en la Escuela, con aquella respuesta de grandeza que el llamado «Joven Abuelo», le hizo al príncipe Tetlepanquetzaltzin, cuando éste le pedía que revelase el lugar del Tesoro y se quejaban del tormento, Cuauhtemoc le dijo «¿Acaso estoy en un lecho de rosas?», pero bueno, el caso es que Blanco Moheno remonta a ese suceso, el origen de la corrupción introducida por los Españoles, igual mucho antes de que se consolidaran partidos políticos como el PRI y el PAN, en México ya había corrupción, la insaciable ambición por el dinero, conduce inevitablemente a ella, en una Nación como la nuestra, con una moneda que no se puede comparar con las de países como Inglaterra, España, Francia, Rusia, la misma China, Japón, no es posible que con la honestidad como bandera, podamos tener personajes, que se disputan los primeros lugares con los hombres más ricos del mundo.

MALA DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA.- Un País en el que los ricos, son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, en donde la corrupción tiene muchas aristas y percepciones particulares, en el mismo sistema de Gobierno, con organismos que supuestamente vigilan la buena aplicación del dinero, no han podido detener la corrupción, que en los organismos oficiales ha sido casi un acto de fe y en todos los niveles, no solamente en las cúpulas, uno de los ejemplos de corrupción históricamente desde su creación, lo fue la antes Policía Federal de caminos, a través de las cuotas que exigían a los camioneros de carga, la tan llevada y traída estafa maestra, no es exclusiva de las cúpulas, es una pirámide, en la punta de la misma se queda una gran tajada de los 7 mil 600 millones de pesos de que se habla, pero esas tajadas, menores quizá, se continúan en los pasos de distribución, hasta llegar a los beneficiarios, a los que esos beneficios, ya les llegan muy raspados.

LA CORRUPCIÓN UN MAL SOCIAL MUY SOCORRIDO.- ¿Cuantos ricos hicieron su fortuna en la Policía Federal y en el Banrural?, este último bastión del Gobierno, que durante años y años, aparecía como apoyo a la gente de campo, solo sirvió para resolver la vida de los funcionarios, que manejaron los recursos, que en muy contadas ocasiones, llegaron a las manos que los requerían y cuando llegaban a la gente del campo, solo servían esos recursos disminuidos, para hundir en endeudamientos prolongados, mientras otros se llenaban los bolsillos, la corrupción nunca se va a acabar, es una práctica recurrente de los seres humanos, podría reducirse quizá de manera importante, sobre todo en las altas esferas, cuando se castigue a los saqueadores y no se les amenace solamente, con intereses políticos electoreros.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *