LOS SALPICONES RESISTIÉNDOSE A ABRUMAR CON EL TEMA.

PERO LAS COSAS NO ESTÁN PARA GUARDARSE.- La Rueda de Prensa del comité de Salud transcurría tranquila, éste martes 28 de Abril, todavía no se generalizaba entre los periodistas, la noticia de que habían violado la seguridad del laboratorio de la COEPRIS, donde al parecer se tienen resultados de pruebas a enfermos de COVID-19, así como materiales para realizarse, el hecho no tenía por que significar culpas ni para el Comité de Salud en general, ni para la doctora Mónica Rangel en particular, sin embargo salieron a relucir quienes reclamaban una respuesta inmediata sobre los hechos ocurridos, de los que al parecer tenía conocimiento el comisionado del COEPRIS, Carlos Aguilar Acosta, quien respondió la pregunta que le formuló el Periodista Martín Rodríguez, respecto a los hechos de los que se sabía poco en ese momento, pues las investigaciones apenas se empezaban a realizar y era poco aconsejable, anticipar información que además de no tenerse, tampoco se conocía que resultados arrojaba en ese momento, la posible sustracción de objetos, supuestos meramente especulativos mencionaban, que el robo había alcanzado pruebas del COVID-19, sin precisarse si eran pruebas realizadas, o material nuevo para utilizar en esas pruebas, el Comisionado de la COEPRIS no ocultó información, pues reconoció que existía un hecho que implicaba un acto delictivo, la respuesta del funcionario no llevó a otro replanteamiento del reportero y ahí quedó la participación de Martín Rodríguez Loredo.

COMO SI NO FUERA SUFICIENTE LA CARGA DE TRABAJO.- Desde la segunda quincena del mes de Marzo, todos los días de la semana, el Comité de Salud ha estado llevando a cuesta una pesada carga de trabajo, físico y moral, largas horas dedicadas a verificar el funcionamiento de los Hospitales, del seguimiento a los enfermos, a los contactos de cada uno, de recomendar a la gente que permanezca en casa, de sacrificar los horarios para dormir, desayunar, comer, cenar, preocuparse ante la indiferencia e irresponsabilidad de parte de la población, que se resiste a aceptar primero, que el problema es real y segundo a sacrificar un poco, para permanecer en casa, con todo eso, surge como echando a propósito más leña al fuego, un hecho delictivo, ya resuelto por la Policía de Investigación, de la Fiscalía General del Estado y en voz del propio Fiscal Federico Garza Herrera, el informe de que se trató de un robo, en el que efectivamente una persona se introdujo por una ventana, ya en el interior del laboratorio, anduvo hurgando, pero al final dejó el lugar, llevándose solo una Lap Top, el Abogado Fiscal expresó que continúan las investigaciones y advirtió que se dará con el autor del delito y se recuperará el aparato, que aclaró no contenía material de interés.

LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN, LA DESOBEDIENCIA DE LA GENTE.- Sabe cuantas cosas de fábula se tejieron, en torno a los hechos en el Laboratorio del COEPRIS, algo así como una película de una guerra bacteriológica entre grandes potencias, sólo que no se trataba de la producción de algún arma química, que pudiera destruir y terminar la vida de miles de personas, sino de robarse pruebas del COVID-19, los fines nunca se supieron, solamente quedo sembrada la inquietud, no para las autoridades de Salud ni de la Fiscalía, sino de quienes suponían que se trataba de una situación delicada y peligrosa, cuando por lo que se advierte, sólo se trató de un ladrón, que se introdujo a un sitio en el que esperaba encontrar un buen botín y solamente se llevó una computadora manual.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *