LLAMAN LOS SERVICIOS DE SALUD A PREVENIR ENFERMEDADES, A CONSECUENCIA DEL TABAQUISMO DURANTE LA PANDEMIA.

“Al hablar de enfisema nos referimos a un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que es una condición grave en los pulmones y causa una disminución de la función respiratoria y como consecuencia acarrea dificultad para respirar”, señaló lo anterior el psicólogo Juan Antonio Marmolejo Espinoza, Responsable del Programa de Espacios Libres de Humo de Tabaco y enlace del Observatorio Mexicano de Drogas de los Servicios de Salud.

Precisó que los síntomas a inicios del enfisema pudieran ser muy leves o inclusive no presentar alguno, pero con el paso del tiempo a medida que la enfermedad empeora estos se vuelven más severos y pueden incluir desde: tos frecuente o sibilancias; tos con mucha mucosidad; falta de aire, especialmente si se realiza alguna actividad física; tener sensación de presión en el pecho y/o problemas cardiacos.

Las señales del enfisema pulmonar pudieran ser muy similares a las de otros problemas médicos, por lo cual se recomienda consultar al médico para que se efectúe un correcto diagnóstico. En dicho análisis además de la valoración y de la historia médica completa, se podrían solicitar algunas de las siguientes pruebas: examen de funcionamiento pulmonar; espirometría; medición de flujo máximo; exámenes de sangre, rayos X del tórax; cultivo de esputo y/o electrocardiograma.

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS por sus siglas), el humo del cigarrillo es una de las principales causas por las cuales se podría desarrollar el enfisema pulmonar; esto sin dejar de mencionar el humo derivado de los puros, los aerosoles producidos por los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN), entre otros.

Juan Antonio Marmolejo Espinoza, mencionó que la exposición a largo plazo a otros irritantes inhalados puede contribuir al enfisema, dentro de estos se incluyen: la contaminación del aire, humos y polvos químicos del ambiente o del lugar de trabajo y sobre todo el humo de segunda mano de los productos derivados del tabaco; por eso la importancia de que existan Espacios 100% Libres de Humo de Tabaco (ELHT) en la entidad.

Datos de la Organización Mundial de la Salud informan que a nivel mundial los productos de tabaco matan a más de 8 millones de personas cada año, dentro de los cuales más de 1 millón de esas muertes es por la exposición al humo ajeno.

Una vez que los daños pulmonares han progresado al nivel de enfisema estos no pueden ser revertidos completamente, la progresión de la enfermedad se puede retardar con el tratamiento, siendo la meta principal el retraso de la pérdida progresiva de la función pulmonar. Además de dejar de fumar, se debe evitar exponerse al aire contaminado y a otras condiciones ambientales nocivas que pueden dañar los pulmones.

“Otra alternativa es la línea de la vida de CONADIC  800 911 2000 con atención las 24 horas durante todo el año, ofrece información, orientación y asistencia especializada para ayudarle a dejar de fumar y/o vapear, además de ofrecerle estrategias de prevención y apoyo psicológico en esta pandemia del COVID-19”, concluyó.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.