LOS SALPICONES EN ESPERA DE QUE SE CUMPLAN PROPÓSITOS.

HASTA AHORA ES SÓLO UN BUEN PROPÓSITO.- Bien recibido el anuncio dado a conocer por el diputado Héctor Mauricio Ramírez Konishi, respecto a que en breve presentará una iniciativa, con el objetivo directo, de endurecer las sanciones para quienes reinciden en la comisión de delitos, muchos de ellos como se ha mencionado reiteradamente, cursan el beneficio de la puerta giratoria, el bodrio surgido del nuevo sistema de justicia penal, que si no fuera suficiente con los derechos humanos, que defienden más a los delincuentes que a las víctimas, actualmente los autores de delitos, en los que muchas de las veces, cuando bien le va a la víctima o víctimas, resultan con heridas que no ponen en peligro su vida, ese crecimiento de delitos ha llevado a la desesperación de la gente, ante tanta indiferencia de las autoridades, a tomar la justicia en sus manos, como bien lo señala el legislador por el PRI, dando como resultado el linchamiento de algunos delincuentes, así como la organización de los vecinos, para combatir las pillerías de delincuentes, la dureza en las sanciones y penas, en contra de quienes reinciden en actos vandálicos, que no justifican sean cometidos, escudándose en la pobreza, quien sufre pobreza, aun cuando no se justifica roba comida, pero no lo hace con amenazas blandiendo un arma, blanca o de fuego.

DICEN QUE EN ARCA ABIERTA, HASTA EL MÁS SANTO PECA.- Sin embargo hay ejemplos de honestidad, no de quienes pregonan ser honestos e impolutos y como se ha apuntado en este espacio, la corrupción y la deshonestidad, no se pueden generalizar, ni siquiera en el núcleo familiar, de siempre se ha hablado de que nunca falta un prietito en el arroz, o de las ovejas negras en las familias, en la época de la piratería, cuando los filibusteros trabajaban para los Reyes de Naciones como Francia, Inglaterra, España, Portugal y otros más, los emperadores se hacían de la vista gorda, mientras se estableció una guerra entre los piratas, según a la corona que sirvieran, esas no eran precisamente prácticas honestas, porque los monarcas para los que servían esos filibusteros, se convertían en cómplices de las tropelías que cometían aquellos, el caso es que la corrupción y la deshonestidad, han ido de la mano en la historia de la humanidad y cada quien maneja su concepto particular, de lo que es la honestidad, está visto que mientras no existan castigos ejemplares en contra de los actos de corrupción, esta no desaparecerá por arte de magia, por ahí un escritor Español escribió una serie de libros titulados «Caballo de Troya», el nombre de una «Cuna» que transportaba a dos supuestos astronautas en el tiempo, que viajan a la época de Cristo, en la que había, pese a la honestidad del personaje, actos de corrupción, pero en sus libros JJ Benítez, no mezcla la bondad del Nazareno, con la posibilidad de desaparecer toda maldad humana, con su sola presencia.

SIN CASTIGO, LA CORRUPCIÓN NO SE DESARRAIGA.- Volviendo al caso de los piratas al servicio de Reyes, esos países de los que apuntamos detalles, renglones arriba, han llevado una enorme carga de conciencia, que en la actualidad solo han logrado en base a sanciones con cárcel de por medio, aliviar en mucho aquellas historias obscuras, que empañaban en su tiempo la conducta de los que se hacían llamar así mismos, nobles, pero esa nobleza no correspondía a acciones honestas, aún así esos reinos, ahora grandes naciones, decidieron en su momento aplicar medidas correctivas, para combatir la corrupción y la deshonestidad, que repito, no se desaparecen por arte de magia, la corrupción en México no se va a terminar, en tanto no se proceda a establecer sanciones con cárcel contra quienes la cometan, cuando menos sin tanta faramalla, exhibir a los ex Presidentes Carlos Salinas y Enrique Peña, que fueron los que más expusieron al País y su gente, si no a una extinción absoluta, si a padecer grandes problemas que solamente con un buen manejo de la economía, como lo hizo el Presidente Zedillo, después del desastre que le dejó Carlos Salinas, cuando nos hizo creer, que México estaba en el primer mundo, los únicos Mexicanos que están en el primer mundo con la abundante riqueza que obtuvieron, son Carlos Salinas, Enrique Peña y Carlos Slim al que le regalaron, perdón le «vendieron» por unos cuantos pesillos, Teléfonos de México, con una visión a futuro con la aparición de la telefonía celular.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.